• Ángel Sánchez

8 de marzo, día internacional de la mujer: marcas congruentes con la conmemoración



Desde hace algunos años, el movimiento feminista, así como el empoderamiento de la mujer, han sido más notables a través de movimientos como el #8M, que se conmemora cada año en el día internacional de la mujer. Año tras año, los colectivos feministas se organizan para marchar y pedir igualdad en todos los aspectos, así como justicia y, sobre todo, poder sentirse seguras al salir a la calle.

Según el ranking de Los mejores países para ser mujer, realizado por el US News & World Report, en el 2019 México cayó al lugar 60 de 80 países, lo cual lo pone como uno de los peores países para ser mujer, aún por debajo de países como Arabia Saudita, Israel, Turquía y Kazakhstan, en cuestiones de igualdad de género, derechos humanos, seguridad y progreso. En contraparte, los países mejor calificados son Suecia, Dinamarca, Canadá, Noruega, Holanda, Finlandia, Suiza, Australia, Nueva Zelanda y Alemania.

En México, los feminicidios han ido en aumento con el paso de los años. En un país donde es peligroso ser mujer, las mujeres de entre 20 y 24 años son las que se encuentran en un mayor riesgo pues ese rango de edad representa el 15.3% del total de los feminicidios, mientras que de 25 a 29 años existe un porcentaje del 14.9, de acuerdo con datos del informe Violencia Feminicida de ONU Mujeres.

Dentro de los estados con mayor índice de feminicidios y de violencia contra las mujeres, Colima tiene el primer lugar con una tasa de 20.3 feminicidios por cada 100,000 mujeres, siendo esto cuatro veces al promedio nacional. Otros estados con alto índice de violencia son Chihuahua con 14.1, Baja California con 13.6 y Guanajuato con 12.3.

La Encuesta Nacional de Discriminación, realizada por el INEGI, el Conapred, el Concacyt y la UNAM, arrojaron los siguientes datos en cuanto a discriminación hacia las mujeres:

· Aún no existe una real equidad de género, pues, por lo menos, 2 de cada 10 mujeres reciben una menor paga por el mismo trabajo realizado por un hombre. · En uno de los países más machistas y misóginos del mundo, 2 de cada 10 hombres afirmaron que las mujeres son violadas porque ellas lo provocan, ya sea con su forma de vestir o su comportamiento. De igual manera, a lo largo del último año, la Conapred ha recibido 477 quejas, la mayoría referentes a situaciones relacionadas con el Covid-19, de las cuales 250 han sido de mujeres denunciando falta de equidad de género en sus empresas y por obligación laboral. Pese a esto, el Banco Mundial, en su investigación de mercado, menciona que México tuvo un avance en cuanto a equidad de género se refiere. Según el índice de Mujeres, Empresas y Derecho, el país subió 5 puntos – de 83.8 a 88.8- gracias al avance que hubo en los derechos en el matrimonio.

Con el cambio social derivado del empoderamiento femenino y su avance, las marcas también han tratado de tener una responsabilidad social y un avance en la equidad de género. Según la investigación de mercado realizada por Bloomberg en el 2020, estas son las empresas con una mayor congruencia de marca con relación en la equidad de género:


· Accenture. · Televisa. · Adobe. · Hewlett Packard. · HSBC. · Allianz. · American Express. · Lenovo. · L’oreal. · AstraZeneca. · AT&T. · BBVA. · MetLife. · Nestlé. · Santander. · Nokia. · Citigroup. · PayPal. · Coca-Cola. · Repsol. · Danone. · Scotiabank. · Uber. · Ford. · Estée Lauder Company. · Univision. · GM. · Walmart. · Banorte · Western Union.


De acuerdo con la investigación de mercado de Bloomberg, las mujeres representan el 44% de nuevas contrataciones, 44% de los ascensos laborales y una fuerza laboral de 43%. El 37% tiene puestos administrativos medios, 28% de asientos de juntas corporativas, el 27% ocupan puestos administrativos altos, 19% tienen cargos ejecutivos y el 6% son CEO de alguna empresa.


En cuanto a las estrategias empresariales para que se logre la equidad de género, el 71% se basan en el reclutamiento específico para personal femenino, el 33% tiene un programa de reinserción femenina. El 61% de las compañías realizan constantes revisiones para asegurarse de que exista la equidad salarial, el 27% incluyen métricas de brechas salariales en sus reportes corporativos y el 16% realizan campañas para lograr un cambio social y que exista una equidad de género y salarial.


En cuanto a los programas salariales para el cuidado de la familia, el 88% de las empresas cuentan con esquemas de flexibilidad de horarios, el 82% manejan esquemas de facilitación del lugar de trabajo, el 49% otorga subsidios para guarderías y el 36% cuenta con programas de subsidios para servicios de cuidado de adultos mayores. La mayoría de las empresas en el mundo manejan dos principales licencias de maternidad: cuando se es cuidadora primaria, la licencia abarca nueve semanas; si es cuidadora secundaria, la licencia tiene una duración de tres semanas.


Todas las marcas que cuentan con una equidad de género basan su congruencia de marca con base en todas las acciones anteriormente mencionadas, lo que les da un valor agregado e, inclusive, llegan a posicionarse como las mejores marcas para laborar gracias a su responsabilidad social.


Según un informe del McKinsey Global Institute, la equidad de género y el avance de la mujer dentro de los esquemas de las empresas, agregaría hasta 28 billones de dólares en el mercado global para el año 2025. A nivel América Latina, según el Banco Mundial, a inicios de la emergencia sanitaria por el Covid-19, en 13 países las mujeres tenían un 44% más de probabilidades de perder sus puestos, que los hombres. Tal es así que el 21% de las mujeres ocupadas antes de la crisis económica, han perdido sus puestos de trabajo.



Pese a los esfuerzos de algunas marcas para lograr una equidad de género, la realidad es que, dentro de las principales cadenas en México, la brecha sigue siendo amplia en cuanto a salarios y en cuanto a puestos ejecutivos ocupados por las mujeres, mostrando que aún hay mucho por mejorar y que más marcas deben ser congruentes con las iniciativas de equidad de género y adaptarse al cambio social.