• Ángel Sánchez

Expectativas y realidades de la celebración del 15 de septiembre



Como cada año, el 15 de septiembre es una fecha muy importante para todos los mexicanos, pues se conmemora un año más de la Independencia de México y cada familia tiene su propia manera de celebrarlo: algunas se reúnen en casa para cenar y “dar el grito”; otras hacen presencia en la explanada del Zócalo Capitalino, para celebrar y escuchar al presidente en turno dar las campanadas; también hay familias que deciden ir a algún lugar y festejar ahí.


Esta fecha está marcada en el calendario nacional y aunque el año pasado se vivió una celebración atípica como consecuencia de la pandemia por Covid-19, este año se espera una celebración memorable y con altas expectativas, como lo mencionó en su conferencia de prensa el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mismo que el año pasado dio el grito con un Zócalo vacío y mostrando un mensaje de esperanza para el pueblo de México, ante la dificultad económica y sanitaria.


El mismo Zócalo Capitalino mostrará, como es típico, el espectáculo de iluminación y de fuegos artificiales. Asimismo, para el festejo del 16 de septiembre, el conmemorativo desfile militar también se llevará a cabo. Todo esto, al igual que el año pasado, será con base en las medidas sanitarias establecidas. Sin embargo, habrá que esperar a los días previos a la celebración para conocer si se permitirán asistentes o volverá a lucir vacía la Plaza de la Constitución.


Asimismo, el Gobierno gastará menor cantidad de dinero que en el 2019, cuando fue el primer grito por parte de AMLO. En ese año, el precio final del festejo del 15 de septiembre fue de 13.5 millones de pesos, divididos en dos pagos: 9.5 millones de pesos fueron pagados bajo el concepto de la cena, los adornos, el equipo de audio, los escenarios que fueron utilizados, así como la iluminación; los 4 millones de pesos restantes fueron para el pago de la prestación de los servicios de los artistas invitados, de acuerdo con información de Expansión.


Por otra parte, los mexicanos ya comienzan a hacer los preparativos y los planes para la noche del 15 de septiembre. Algunos comienzan a llevar a cabo las compras, otros empiezan a hacer reservaciones en restaurantes y en hoteles, mientras que otros esperan a que llegue el día para pedir comida a domicilio.


De acuerdo con la investigación de mercado que realizó Forbes México en el 2019, el 50% de los mexicanos prefiere llevar a cabo una fiesta con familiares y/o amigos, el 16% decide ir a celebrar a algún restaurante, el 15% prefiere pasar la noche en celebraciones realizadas en lugares públicos, el 14% asiste a bares y antros, mientras que el resto no realiza ninguna conmemoración ya sea por trabajo o por otros motivos personales.


Basándonos en la información de Coru.com, también del 2019, en cuanto a gastos más del 50% de los mexicanos que deciden celebrar desembolsan menos de mil pesos, el 30% gasta entre mil y dos mil pesos, mientras que casi el 20% restante gasta alrededor de cinco mil pesos. Este gasto, de acuerdo con la investigación de mercado realizada por la Dirección General de Estudios sobre el Consumo, se reparte entre los antojitos, la comida, los refrescos, las bebidas alcohólicas, los adornos y ropa típica.


Sin comida, la celebración no puede ser, y así se refleja en las palabras de Mariana Cruz, out of home y usage food manager de la división Worldpanel de Kantar México, quien menciona que los platillos más típicos, año tras año, son los siguientes: sopes, quesadillas, enchiladas, pambazos, tostadas, chiles en nogada, chilaquiles, pancita, mole, tamales y el pozole, el más popular.


También mencionó que el 74% de los mexicanos que se suman a la celebración, come alguno de estos platillos, por lo menos, dos veces por semana. Asimismo, mencionó que las personas mayores de 41 prefieren comer dentro de casa. Por otra parte, dijo que los niños de alrededor de siete años tienen preferencia por los pambazos, las personas de 14 a 24 años gustan más de comer mole, y que las personas de entre 25 y 40 años prefieren comer pozole, tamales y tostadas.


En México, hay ciudades que llevan a cabo festividades típicas como lo es el caso de Durango, donde se realiza la romería. Para este año, como lo informó el regidor Ernesto Ríos Contreras, presidente de la Comisión de Actividades Económicas, no existen condiciones optimas que permitan la realización del evento.


Una de las ciudades mexicanas más típicas para celebrar la noche del 15 de septiembre es en Guanajuato, específicamente en la Alhóndiga de Granaditas. Para este año se espera que las actividades económicas locales se vean afectadas como consecuencia de la reducción de turismo. Por ejemplo, los bares y cantinas proyectan una pérdida económica de 150 millones de pesos durante las fiestas patrias, en comparación con el 2019, con base en información de la Asociación de Bares y Cantinas de Guanajuato.


La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef, por sus siglas) invita a los mexicanos a seguir las siguientes recomendaciones para cuidar las finanzas: elaborar un presupuesto y pagar en efectivo, evitar el tarjetazo, comparar y buscar opciones económicas y celebrar con amigos y/o familiares.


Ante el segundo año consecutivo en que se afronta la pandemia por Covid-19, las actividades seguirán siendo limitadas tanto en bares, cantinas, restaurantes y lugares públicos, esto para evitar la aglomeración. Sin embargo, se espera que las ventas para comerciantes sea igual de grata que el año pasado, donde el 90% de los mexicanos festejaron desde sus hogares, cifra que seguramente será menor pero no tan alejada.

1 vista0 comentarios