• Ángel Sánchez

Semana Santa, la esperanza del sector turístico



Al año, el sector turístico espera los tres periodos vacacionales más importantes -Navidad/Año Nuevo, Semana Santa y las vacaciones de verano- y los puentes para generar la mayor parte de sus ganancias anuales. Con la pandemia por el Covid-19, el turismo ha bajado a niveles pocos vistos en la historia de México, el tercer país más visitado en el mundo, según la investigación de mercado realizada por el Barómetro del Turismo Mundial, de la Organización del Turismo, y el décimo cuarto en la captación de divisas. México se encuentra por debajo de Italia y de Francia, a pesar de ser uno de lo años más críticos para el turismo global, hecho mismo que permite el poco flujo de turistas y posiciona a México en el top tres.



Pese al tercer lugar, en el 2020, el país dejó de recibir 20 millones de turistas extranjeros, traduciéndose como un 46% por debajo de los niveles mostrados en 2019 y una sangría de 13 mil millones de dólares, según la investigación de mercado que realizó el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET, por sus siglas). A su vez, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo internacional se desplomó entre 70% y 75%, causando pérdidas de hasta 174 millones de empleos que dependen de este sector directa o indirectamente.


Acorde con el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac, se estima que este año haya una ligera mejoría en el turismo, esperando un aumento de 24.1% en las divisas internacionales, en comparación con el 2020; asimismo, se pronostica un aumento del 11% en las llegadas de turistas extranjeros; a pesar de que estos números se logren, se mantendrían muy alejados de los niveles alcanzados en el 2019, donde se tuvo una derrama económica de 18 mil 620 millones de dólares, según el INEGI.


Por este motivo, el sector turístico aprovechó el puente que se generó, entre el viernes 12 y el martes 16 de marzo, para tener una ocupación hotelera al límite de las restricciones sanitarias como en el caso de las playas de Acapulco, donde el fin de semana se ocupó el 50%, lo cual representa la máxima ocupación debido a las restricciones, teniendo salidas de hasta cincuenta vehículos por minuto.


A su vez, las playas de Quintana Roo recibieron a más de 100 mil turistas, ocupando el 50% de la capacidad, números que no se veían desde que la emergencia sanitaria dio inicio. Según la investigación de mercado de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Islas Mujeres tuvieron una ocupación del 49%. Por su parte, en Jalisco se estimó una ocupación del 66% en Puerto Vallarta y Puerto Alegre, En la Riviera Nayarit, se llegó al tope del 50% de la capacidad.



Los empresarios del sector turístico, así como los comerciantes, llevaron a cabo estrategias para sacar el mayor provecho del puente, pero con el objetivo de las vacaciones de Semana Santa, donde se estima que se llegue al límite restringido de la ocupación hotelera.

Por lo anterior, los gobiernos estatales ya han comenzado a tomar medidas y han decidido cerrar algunas playas: La Paz, BCS, y Chiapas mantendrán cerradas las playas; Navolato y Sinaloa tendrán horario restringido, al igual que Jalisco; en Ciudad Madero, Tamaulipas, se dará acceso a 20 mil personas con una prueba negativa de Covid-19 y sin bebidas alcohólicas; Guerrero seguirá con el aforo del 50% y con horario limitado.


De igual manera, Teotihuacán cerrará sus puertas para la Semana Santa, así como otras zonas arqueológicas, del 1 al 4 de abril. Mientras que la Representación de Cristo, la cual reúne a millones de mexicanos y turistas de todo el mundo, se volverá a llevar a cabo de manera virtual. Pese a las restricciones, el turismo espera ansiosamente la llegada de las vacaciones porque es casi seguro que las playas se llenen al límite de la capacidad restringida, lo que significaría ganancias importantes para el sector y un segundo impulso económico en menos de un mes.