• Ángel Sánchez

Tras Covid, pérdidas económicas para museos y teatros


Las artes y la cultura han sido uno de los sectores más afectados económicamente como consecuencia de la pandemia por Covid-19, pues la imposibilidad de abrir sus puertas durante el confinamiento, o las limitaciones de horarios y de cupos, han traído consigo severas pérdidas económicas que tardarán años en recuperarse.


A mediados del mes de abril, la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, publicó su investigación de mercado para que, con base en los datos reflejados, medir la vulnerabilidad de los museos durante la pandemia por Covid-19.


La investigación de mercado refleja que, a lo largo del 2020, los museos tuvieron que cerrar obligatoriamente, en promedio, 155 días. Además, muchos de estos también tuvieron que cerrar algunos días durante el 2021. Como consecuencia, la asistencia tuvo un descenso de 70%, lo que se reflejó en las pérdidas económicas, las cuales fueron de entre 40% y 60% en comparación con el 2019, año en el que se tuvo una afluencia total de 62.1 millones de visitantes, 5.6 millones menos que en el 2018, según datos de la Estadística de Museos 2019, publicada por el INEGI.


La UNESCO describió la situación de los museos como alarmante, puesto que en el informe se hace un eco referente a las pérdidas económicas y también a la reducción de financiamiento público, el cual se redujo hasta en 40%, afectando casi a la mitad de los museos gratuitos.


De acuerdo con la Estadística de Museos 2019, el 69.6% de los museos tienen una dependencia de los recursos públicos para su operación, mientras que el 13.7% laboran gracias a la inversión privada; 6.8% de los museos operan con recursos mixtos y 9.9% con recursos autofinanciados.


De igual manera y ante el decreto de austeridad por parte del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, los fondos otorgados sirven para que los museos no se vayan a la quiebra, pero no son suficientes para generar ganancias e invertir en mejoras para los recintos, de acuerdo con Silvia Singer, directora del Museo Interactivo de Economía (MIDE, por sus siglas), en una entrevista para El Economista.


La UNESCO publicó una investigación de mercado bajo el nombre de “Museums Around the World. In the face of Covid-19”, para poder medir el impacto que tuvo la pandemia de Covid-19 en los museos de todo el mundo. En él se estima que existen 95 mil museos alrededor de La Tierra, de los cuales el 90% tuvieron que cerrar como una de las estrategias para combatir el aumento de contagios. Asimismo, los museos perdieron 3 de cada 4 visitantes en el último año.


Con base en la investigación de mercado “Network of European Museum Organizations (NEMO, por sus siglas en inglés), la UNESCO asegura que el 30% de los museos en Europa informaron que tuvieron pérdidas que rondan los mil euros por semana, durante el tiempo que se mantuvieron cerrados; el 25% informó pérdidas de cinco mil dólares, mientras que grandes instituciones informaron de pérdidas económicas semanales de hasta 600 mil euros por cada semana de cierre.


Por su parte, el MET (Museo Metropolitano de Arte), ubicado en la ciudad de Nueva York, tiene una estimación de que sus pérdidas alcanzarán los 150 millones de dólares, mientras que espera que su recuperación económica tarde tres años, siempre y cuando no tenga que volver a cerrar sus puertas por un tiempo prolongado.


En otra parte fundamental de las artes, el teatro tuvo que bajar el telón por muchas semanas, hecho que también les pegó duramente en la economía, pues su recuperación económica podría tardar hasta diez años, así lo estimó Samuel Sosa, presidente del Colegio de Productores de Teatro de la Ciudad de México, en entrevista con Forbes México. De igual manera, mencionó que la recuperación podría comenzar hasta que puedan operar al 100%, sin limitaciones sanitarias.


El año pasado, tan solo en el periodo del 20 de marzo al 20 de abril, con base en cálculos hechos por la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados (Recio, por sus siglas), se estimaron pérdidas económicas por 9 millones 712 mil 330 pesos.


Ante esta crisis, los productores teatrales emitieron presión sobre las autoridades federales para que se les permitiera subir el telón, por lo menos, con un 40% de capacidad pues, en palabras de Samuel Sosa, el teatro se hace con la gente y con la aglomeración. Como respuesta, el Gobierno de la Ciudad de México permitió solamente un 20% de aforo, lo que se tradujo en disgusto de quienes hacen el teatro; el productor Morris Gilbert, mencionó para El Economista que el 20% no resulta rentable y que volverían cuando la situación permitiera más aforo, ya que las fuentes de trabajo en el gremio teatral son sagradas, así como contar con más público en las butacas.


Asimismo, la Asociación Nacional de Teatros Independientes (ANTI, por sus siglas) mencionó a través de una carta que, de no reabrirse los teatros y de comenzar a trabajar en la recuperación económica, se arruinaría aún más la economía de todas las personas que hacen el teatro, así como la posibilidad de tener que bajar el talón de manera definitiva de algunos recintos teatrales.


Ambas partes tendrán que elaborar estrategias pertinentes que les permitan la reactivación económica. En el caso de los teatros, han comenzado a adaptarse a las plataformas digitales y llevar a cabo funciones transmitidas por streaming. A su vez, los museos han trabajado, desde hace algún tiempo, sus portales interactivos para llevar desde un dispositivo móvil a un recorrido por los recintos y las exhibiciones.


La inversión que se realice para estas partes importantes de la cultura será fundamental para poder reactivar su economía, la cual puede tardar desde tres hasta diez años, dependiendo las nuevas olas de la pandemia y las limitaciones sanitarias que las autoridades les impongan. Es igual de importante que ambas partes generen contenido y que inviten a los asistentes a regresar a los recintos, a través de innovaciones que les permitan recuperarse económicamente.

12 vistas0 comentarios