• Clara Domínguez

El premio a la innovación es para…



La temporada de premios en la industria del cine esta comenzado; todo arranca con la develación de los nominados a los globos de oro, para cerrar con la premiación más esperada Los Oscar. Sin embargo, aunque estas premiaciones resultan un reconocimiento al trabajo e interpretaciones de los actores más cotizados, talentosos y profesionales, con interpretaciones como la de Anya Taylor-Joy ('Gambito de dama'), Olivia Colman ('The Crown') o Bryan Cranston ('Your Honor'), por mencionar algunos, la industria del entretenimiento enfrento un cambio vertiginoso, donde las producciones de plataformas de Streaming ganaron el terreno a las producciones cinematografías del cine convencional.


A nivel mundial las perdidas han sido exorbitantes, según información de The Hollywood Reporter, tan solo en 2019 se obtuvieron más 31.000 millones de dólares de taquilla, mientras que en el 2020 las pedidas fueron aproximadamente de 5.000 millones en el primer trimestre del año a consecuencia del cierre de salas por Covid-19. En México los cines experimentaron perdidas de hasta el 81%, segunda datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, sólo 62 millones de personas fueron al cine en el 2020, mientras que en el 2019 la cifra de asistencia superó los 330 millones de asistentes.



La necesidad de innovar ha sido la clave del mantenimiento de la industria del entretenimiento a través de producciones cinematográficas, la necesidad de otorgar al consumidor alternativas accesibles a nivel costo y accesibilidad (uso del servicio desde su casa o a través de un dispositivo móvil), son el presente y futuro del mantenimiento y crecimiento de la industria.


Productoras y generadoras de contenido de streaming como Netflix, Amazon, Disney plus, han ganado terreno a los lanzamientos de productoras como Warner Bros que apenas esta abriendo camino en esta alternativa de uso para los consumidores. Las plataformas de streaming (OTT) no han tenido miedo de invertir, pues visualizan el éxito que ha tenido Netflix. Pues al menos desde su lanzamiento en 2013, Netflix ha aumentado su inversión en producción anualmente, pasando de 2.400 millones de dólares (2013) a 17.300 millones de dólares en 2020 a nivel mundial, esta inversión no parece descabellada considerando la cantidad de suscriptores que se afilian a la plataforma día con día y la penetración de países. Tan solo en México en este 2021 Netflix declaro que invertirá 300 millones de dólares con más de 50 producciones exclusivas para el país.



Por otro lado Disney+, competencia directa de Netflix, lanzo su plataforma en diciembre de 2020 cautivando a los consumidores y generando en su mes de lanzamiento más de 86.6 millones de suscriptores a nivel mundial, este éxito se debe principalmente al lanzamiento de la plataforma en América Latina, pues con producciones exclusivas alusivas a la franquicia de Marvel y Star Wars, aunado a su catálogo previo de producciones y el costo accesibles del servicio (El cual tuvo una preventa que rondo en México en los $1.359 pesos por un año, también esta el precio regular de $159, pero ante la expectativa surgieron alianzas comerciales con servicios de internet y tv de paga o de plataformas de pago por internet que permitieron precios mensuales preferenciales de hasta $106 pesos por un año) logro afianzarse un lugar dentro del catálogo de plataformas más deseadas para consumir contenido en México y Latinoamérica.


Considerando datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 52.1 por ciento consumen las nuevas plataformas digitales, lo que equivale a más de 41 millones de mexicanos, esto represento en el 2020 una gran oportunidad a nivel ocal y continental el escenario idóneo de crecimiento de las producciones exclusivas de estas plataformas.



La única disyuntiva que tiene el consumidor es elegir ahora que sala de cine (plataforma) utilizara para ver el contenido de su interés, pues si bien existe el consumidor que puede acceder a más de 2 plataformas de manera simultánea (absorber el costo económico) también existe el consumidor que opta entre pagar un mes el contenido de una e ir alternando, dependiendo del ánimo y presupuesto que disponga. Sin lugar a duda esta alternativa de entretenimiento resulta más conveniente para el presupuesto familiar, que acudir a una sala de cine y si bien las circunstancias por la pandemia han obligado al consumidor a recurrir a estas alternativas de entretenimiento, no se debe olvidar que de experiencia de acudir al cine comprar las entradas, tener un espacio exclusivo y en condiciones para disfrutar la película y tener las botanas favoritas aun esta vigente entre los deseos del consumidor, pues al menos hoy día denota nostalgia de la libertad previa al Covid-19.


Es decir, las plataformas de streaming son el presente y el futuro en el consumo de contenido y tendrán una mayor aceptación y penetración conforme vaya pasando el tiempo, sobre todo si permanecen las condiciones de pandemia, lo que le toca a la industria cinematografía es dar ese paso y buscar la alternativa de difusión de sus películas a través de estos medios ya sea exclusivos o con alianzas de distribución como lo son Netflix, Amazon, Disney, etc. Todo con la finalidad de mitigar la crisis en la que se ha sumergido la industria por las limitantes de concurrencia en las salas de cine y también por satisfacer al consumidor que esta deseoso de tener un motivador de entretenimiento exclusivo desde su casa mientras todo esto pasa.