• Ángel Sánchez

Inversiones en tiendas departamentales. ¿Buen negocio?



Durante todo este año el mundo ha vivido una incertidumbre económica, pues sigue sin saberse hasta cuándo volveremos a la “normalidad”. Aunado a esto, muchas empresas se han ido a la quiebra, dejando sin trabajo a millones de empleados; si algunas compañías quebraron, ¿Qué podíamos esperar de las PYMES? Es por eso por lo que las personas han buscado alternativas para resistir la crisis y para generar ganancias basadas en la inversión de productos o acciones de algunas compañías.


Con la actual crisis económica, las tiendas departamentales tuvieron que desarrollar estrategias para no caer en bancarrota y para cumplir con las medidas sanitarias impuestas para los gobiernos locales. Parte de esas estrategias comerciales, fueron el demandado “click and collect”, el “e-commerce”, entre otras, todo para facilitar los procesos de compra y venta.


Sin embargo, a pesar de haber desarrollado estas estrategias, las tiendas departamentales tuvieron una disminución de sus ventas el año anterior, en su mayoría derivado del tiempo que tuvieron que cerrar por la pandemia de Covid-19, así como por la compleja situación económica. Con cifras de la investigación de mercado realizada por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio, Departamentales y Especializadas (ANTAD, por sus siglas), se dieron a conocer los resultados anuales de ventas del 2020, donde se muestra que se tuvo una caída del 5.1% para tiendas comparables y que las tiendas totales tuvieron un retroceso de 2.4%, lo cual reflejará una disminución en la inversión para el 2021.


Por su parte, los autoservicios avanzaron en un 5.4% en tiendas iguales y un 7.7% para tiendas totales, mientras que las departamentales tuvieron un retroceso de 15.1% en iguales y en 13.6% en totales. A su vez, las ventas de las tiendas especializadas tuvieron números negativos del 6%.



En cuanto al comportamiento de las mercancías se refiere, los productos de supermercado avanzaron un 0.1% en tiendas iguales y en un 3.7% en totales; las mercancías generales tuvieron un declive de 1.8% en iguales y se expandió en 0.4% totales. El calzado y la ropa tuvieron un descenso importante al caer 27% y 24.8% respectivamente.


El año anterior, las ventas de las tiendas de autoservicio y departamentales tuvieron una ganancia de un billón 300 mil millones de pesos, lo cual significa una reducción de 100 mil millones de pesos, en comparación con el 2019, donde se tuvo una significativa ganancia de un billón 400 mil millones de pesos. Desde el 2006 se tiene registro del desempeño de las tiendas ANTAD, pero en ningún año se había tenido una disminución de este tamaño; inclusive, aún con la crisis económica que se presentó en 2009, las tiendas ANTAD tuvieron un crecimiento de 0.1%.


Con todo este conjunto de sucesos, las tiendas departamentales y de autoservicio tuvieron que reducir sus inversiones. El año pasado, durante la parte más compleja de la emergencia sanitaria, las empresas ANTAD invirtieron la cantidad de 2,300 millones de dólares, lo que significó una reducción del 20.7% en comparación con la cifra esperada a inicios del 2020, cuando se estimó una cifra de 2,900 millones de dólares para inversiones. Por su parte, comparando con el 2019, la disminución de las inversiones fue de 14.1%.


Para el presente año, las empresas de la ANTAD estiman una recuperación económica, sin embargo, aún por debajo de las cifras obtenidas en el 2019, el último año antes de que diera inicio la pandemia. La proyección en la recuperación de las ventas de las tiendas comparables es de 4.1%, mientras que para las totales en de 6.5%.


En este 2021, y por primera vez en la historia de las empresas de la ANTAD, las inversiones más fuertes que se realicen no serán para la apertura de nuevas sucursales, si no que se buscará hacer frente a las estrategias de venta y a la pandemia, a través de inversiones en remodelaciones de los establecimientos, logística, sistemas, tecnología, en capacitación del personal, desarrollo humano y en terrenos. De los 2 mil millones de dólares estimados para inversiones, el 35.1% se utilizará para la remodelación; el 34.2% para la apertura de nuevos establecimientos; 16% en la parte de logística y distribución; 9% en sistemas y en tecnologías; mientras que el resto será utilizado para capacitación, desarrollo humano y para la compra de terrenos.



Empresas como Walmart, Liverpool y Coppel preparan una fuerte inversión para lograr la recuperación económica que no tuvieron el año anterior. Por su parte, Walmart planea una inversión de 22,200 millones de pesos solamente en México, lo que representa un incremento del 33% con respecto al año pasado. El 25% de la inversión será utilizada para el rediseño de la red logística, mientras que un 10% lo utilizarán para proyectos omnicanal y de tecnología, esto según el programa de inversión que fue presentado en el mes de febrero.


Por su parte, de aquí al 2022, la tienda Liverpool tiene planeada una inversión de entre 11,000 y 12,000 millones de pesos. Parte de este presupuesto incluye la construcción y la apertura del centro de distribución Arco Norte en el 2022, el cual se abrirá en el Estado de México y será un mega centro de distribución que fungirá como su corazón logístico, siendo el más grande de América Latina. El 50% de las inversiones se tienen puestas en este proyecto, además de la adquisición y adaptación de tecnología.


Sin duda alguna, en el trascurso del 2020 y lo que va del 2021 no ha sido buen momento para las inversiones pues, inclusive, 16 de las 23 emisoras de consumo que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV, por sus siglas), redujeron en 30% su inversión de capital. Empresas como Liverpool, Sanborns, Chedraui, Arca Continental, Alsea y Soriana, fueron las que disminuyeron sus inversiones.


La propia ANTAD informó que, a pesar de la estrategia comercial que lleven a cabo, la recuperación será hasta el próximo año. Mientras que para el 2024 se espera que nuevamente se obtengan ganancias, una vez que la crisis económica haya pasado y que, por lo tanto, los clientes puedan volver a adquirir una mayor cantidad de productos.